Más allá de las tomas clandestinas en los ductos, derrames e invasiones son la verdadera emergencia

Compartir...
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los ductos para el transporte de hidrocarburos en el país son infraestructura obsoleta y descuidada, que presentan un serio riesgo para la población y el ambiente: en un solo año, el sistema de ductos presentó 1,121 derrames, y tan solo en una porción del centro y sureste del país, Pemex documentó más de 3,458 invasiones al derecho de vía de los ductos.

Ver mapa dinámico al final del artículo, con información de tomas clandestinas, derrames e invasiones al derecho de vía.
  • Para ver el artículo con los mapas de los ductos clic aquí.
  • Para ver el artículo con los mapas sobre tomas clandestinas en los ductos clic aquí.

El reciente desabasto de gasolina en algunas entidades ha puesto a los hidrocarburos en el centro de atención pública nacional. Según se quiera abordar el tema, las lecturas del contexto resultan radicalmente opuestas: desde la necesidad de autonomía energética en materia de combustibles (“el ideal sería que no compráramos gasolina si tenemos petróleo” dijo el presidente López Obrador en su conferencia matutina del 14 de enero de 2019), hasta el haberse evidenciado la urgencia de cambiar el modelo de matriz energética existente y las políticas de movilidad. A su vez, las respectivas consecuencias de cada línea de pensamiento resultan igualmente antagónicas: aumentar la producción y distribución de gasolinas, profundizando así la dependencia en combustibles fósiles, vs reducir y eliminar la dependencia en los hidrocarburos.

El futuro de la política energética del país se orienta con cada sexenio a profundizar aún más la dependencia en los combustibles fósiles: más extracción, más ductos, más importaciones, más refinación, más petroquímica. Mientras esto ocurre, bajo la óptica de la actual lucha contra el huachicoleo, pareciera que la única información importante sobre los ductos de transporte de hidrocarburos fuera su operatividad, su capacidad, y los robos detenidos. Esto, sin embargo, es una visión parcial del asunto, pues deja fuera los riesgos sociales y ambientales inherentes de manera particular a los ductos y en lo general al sector de los hidrocarburos.

Hasta hace un par de años, la información pública y en formatos abiertos sobre la infraestructura de hidrocarburos en el país era sistemáticamente negada por las autoridades federales bajo el falaz argumento de la seguridad nacional (la información de facto era pública y estaba disponible por ejemplo en convocatorias a licitaciones o manifestaciones de impacto ambiental, pero al solicitársela directamente a la autoridad responsable esta siempre la negaba). Las consecuencias de esta práctica de opacidad solo abonan a la corrupción, a la ausencia de rendición de cuentas, y nulifican la posibilidad de una gestión integral del riesgo para la sociedad, el ambiente y el territorio. Así, por ejemplo, los pobladores de cualquier región del país no podían saber el número de pozos de extracción de petróleo y gas existentes en su región, mucho menos sus características, tampoco podían conocer el trazo de los ductos, estaciones de bombeo y compresión ubicados a escasos metros de escuelas, iglesias, cultivos, o viviendas. Los territorios donde las actividades de este sector ocurren son severamente impactados aún en su operación autorizada: emisiones a la atmósfera de gases tóxicos y de efecto invernadero, contaminación irreversible del agua, grandes extensiones con cambio de uso de suelo forestal, compactación y contaminación de suelos, entre muchos otros impactos ambientales con consecuencias directas para la salud humana.

En respuesta a la necesidad social y ambiental de conocer la ubicación y características de estas instalaciones, en CartoCrítica realizamos estrategias de transparencia para abrir estos datos ante las instancias reguladoras correspondientes. A unos años de distancia, ya es posible conocer la ubicación georreferenciada de gran parte de esta infraestructura (una vez que fueron superados los falsos argumentos de seguridad nacional que lo impedían). Sin embargo, las autoridades publican la información de esta infraestructura como si se tratara de elementos estáticos, inmunes al paso del tiempo, de las altas presiones, de los elementos corrosivos, del sabotaje, de las invasiones, de la corrupción, del robo, de las fallas en la construcción, de los accidentes. Las impactos ambientales y sociales consecuencia de los accidentes en el sector de hidrocarburos son monumentales: derrames y emisiones atmosféricas incontrolables, explosiones, contaminación en océanos y cuencas enteras, destrucción y muerte de ecosistemas, fuentes de agua superficiales y subterráneas contaminadas irremediablemente, entre muchos otros. El costo ambiental de los impactos del sector de hidrocarburos es inmensurable, baste con decir que los combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón) son los responsables del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo, de acuerdo a los reportes del Panel Intergubernamental del Cambio Climático.

Sin embargo, habitualmente solo conocemos de manera pública aquellos grandes incidentes catastróficos, por ejemplo: la explosión en 1992 de un ducto de gasolina en Guadalajara que cobró la vida de cientos de personas, la explosión de un oleoducto en San Martín Texmelucan en 2010 que tuvo más de 30 muertos, o los grandes derrames en el golfo de México con consecuencias internacionales. Esto, a pesar de la tragedia, no es más que una visión optimista de la realidad, la realidad cotidiana del sector se compone de miles de sitios con muy alto riesgo potencial de accidentes, de emisiones no controladas en las instalaciones, y de “pequeños” derrames en pozos y ductos ocurriendo de manera simultánea, sin control alguno por años y décadas, en todo el territorio.

Si bien el combate al robo de combustibles en Pemex es una tarea urgente, el gobierno actual debe presentar no solo los impactos económicos del desfalco a Pemex, sino también los impactos y pasivos ambientales de Pemex, derivados de las tomas clandestinas a los ductos y de la operación de la paraestatal en lo general, y un plan de acción, enérgico y efectivo, para remediar y prevenir su ocurrencia.

Por medio de información de Pemex obtenida mediante filtraciones de Asea y Cenagas, CartoCrítica tuvo acceso a la georreferenciación de las invasiones al derecho de vía de los ductos hasta 2016 (cobertura parcial del país), así como a la georreferenciación de los derrames de hidrocarburos de los ductos para el periodo de marzo de 2015 a septiembre de 2016.

Si bien la información disponible sobre invasiones a los derechos de vía no tiene cobertura nacional, los hallazgos son sorprendentes por el tamaño y la diversidad de la población en riesgo. Al no respetar el derecho de vía de los ductos y construir dentro de este, se pone en alto riesgo la población, el ambiente y el ducto. En esta situación se encuentran desde campos militares y cuarteles de policía, hasta escuelas, iglesias, centros de salud, centros comerciales, industrias, y viviendas que representan el 58% de las invasiones al derecho de vía detectadas.

Tipo de invasiónNúmero de invasionesPorcentaje del total
Total 3,458 100.0%
Barda o cerca2938.5%
Centro comercial3359.7%
Centro educativo200.6%
Centro recreativo902.6%
Centro social361.0%
Habitacional 2,018 58.4%
Industrial421.2%
Otros3449.9%
Uso mixto2808.1%

Por lo que toca a los derrames de hidrocarburos provenientes del sistema de ductos de Pemex, se detectaron para un periodo de un año (octubre de 2015 a septiembre de 2016) un total de 1,121 derrames nuevos (que se suman a los iniciados en años anteriores, la gran mayoría de ellos sin haber sido atendidos). Pemex, al menos en la información obtenida, solo contabiliza la superficie en metros cuadrados del derrame. Si bien el dato de la superficie puede ser impactante por su magnitud, la realidad es que no es representativo de del volumen comprometido por el derrame, puesto que las condiciones topográficas o edafológicas pueden hacer que el derrame no se extienda en la superficie, mientras que en realidad está infiltrando una gran cantidad de hidrocarburos al subsuelo y mantos acuíferos. De cualquier manera, el área superficial contaminada por derrames de hidrocarburos para el periodo de estudio, ascendió a más de 320 mil metros cuadrados, quedando pendiente de determinar la superficie del 21% de los derrames ocurridos. Sobresalen Tlaxcala, el Estado de México, Tabasco y Guanajuato, ya que en conjunto representan el 89.5% del área superficial nacional contaminada por derrames.

EntidadSuperfice del derrame (m2)Derrame con superficie sin determinarTotal de derrames
Total 320,470.20 238 1,121
Tlaxcala 96,327.75 446
Estado de México 68,544.00 925
Tabasco 62,606.00 1319
Guanajuato 59,547.76 4718
Jalisco 15,528.00 31
Michoacán 6,149.95 35
Oaxaca 5,000.00 1011
Tamaulipas 2,700.00 2629
Morelos 1,324.00 8
Querétaro 1,158.24 11
Puebla600.009698
Sonora416.002
Hidalgo268.002528
Veracruz205.004143
Ciudad de México70.002
Sinaloa18.002
Baja California7.503
Chihuahua-55
Coahuila-11
Nuevo León-44

Por la gravedad de los impactos ambientales del sector, así como por el riesgo potencial a las vidas humanas, resulta imperativo que las autoridades del sector, tanto la paraestatal Pemex como los órganos reguladores (ASEA, CNH, Cenagas) presenten permanentemente información pública y oportuna desagregada y georreferenciada, en formatos abiertos, sobre las inspecciones, los derrames, los incidentes, la remediación y las sanciones, de cada incidente ocurrido.

En el mapa interactivo de industrias extractivas de CartoCrítica, se puede consultar los ductos de hidrocarburos, los derrames, las tomas clandestinas, los derechos de vía invadidos, entre muchas otras coberturas geográficas que permiten tener una visión amplia del territorio.

Para ver el mapa en pantalla completa haz clic aquí.

CC BY-NC-SA 4.0 Más allá de las tomas clandestinas en los ductos, derrames e invasiones son la verdadera emergencia por CartoCrítica - Investigación, mapas y datos para la sociedad civil está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Tags: , , , , , , ,

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.